GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

¿Verdaderamente pequeños?

19 diciembre
– Portugal: Santa María de los Remedios


Resultado de imagen para Vivir el Adviento con María


Para entrar en el maravilloso ambiente del Adviento y saborear plenamente la gracia típica de este periodo litúrgico, estamos invitados a recorrer el camino que nos lleva al Corazón de la Madre de quien, esperado, viene y llega, para quedarse para siempre con nosotros: de ahí su Nombre “Emanuel”, “Dios con nosotros”.

Vayamos con María a Nazareth, y de Nazareth a Belén. Es un camino cargado de  gran simplicidad y humildad, de una atención particular a las pequeñas cosas, donde nada de lo recibido es esperado, sino que cada cosa en este camino es una ocasión para dar gracias. Este itinerario tiene el nombre de “pequeñez” y nadie lo encuentra si no sale primero de los caminos tortuosos de la autosuficiencia.

No se puede entrar en el Corazón de María, en su misterio de gracia, si no se compromete uno en este camino y decide ¡convertirse verdaderamente en pequeño!

Vivir el Adviento con María quiere decir convertirse a lo que el mundo desprecia y juzga débil: que es precisamente la pequeñez. Jesús en el Evangelio habla claramente: En verdad les digo: si no cambian y no llegan a ser como niños, nunca entrarán en el Reino de los Cielos.” (Mateo 18,3)


Dios te salve, Maria,
llena eres de gracia,
el Señor es contigo,
bendita tú eres entre todas las mujeres
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.


Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.
loading...

Seguidores

Recibe por correo esta pagina